0 | Prólogo | Diario de viajes

0 | Prólogo | Diario de viajes

Este registro personal es más que un diario de viajes para mí. Es un intento de plasmar en palabras las experiencias vividas en mi primer viaje largo solo y como mochilero. Las charlas e interacciones que tuve me marcaron profundamente, y quise plasmar ese aprendizaje en las palabras de la gente que conocí, y mis percepciones.

Este diario es una recopilación de unos registros que hice en un cuaderno durante mi viaje en 2017, que salí desde Salta hacia Perú. Mi primer día en Salta aún me sentía solo, algo perdido. Intentaba buscar mi lugar en una ciudad que se presentó mucho más grande de lo que esperaba. A la noche fui solo a una peña, y volví a dormir en mi habitación de hostel. El momento en el que despierto, al otro día, es el inicio de este diario.

Cuando salí de viaje lo hice como un escape a una cotidianidad en la que no estaba feliz. Había decidido dejar la carrera de ingeniería, que me aburría, y sentía un impulso a dedicarme a escribir. Pero no sabía por dónde empezar, ni cómo hacerlo. Me sentía perdido. Buscaba consuelo en mis libros, pero en un momento dejaron de ser suficientes, así que decidí ir a buscarlo viajando.

Decidí dividir mis experiencias en tres o cuatro partes, que poco a poco publicaré en esta página. Por el momento, está subida la primera parte, donde relato mi experiencia desde Salta hasta la frontera de Jujuy con Bolivia, y además conozco gente muy interesante, y me encuentro con un compañero de viaje, y maestro de la vida, Adrián.

En mi cuaderno, antes de salir había escrito una especie de prólogo que me pareció pertinente agregar. De aquí se entiende cuál era mi posición para afrontar el viaje, y también porque decidí escribirlo así, enfocándome en las interacciones humanas que tanto me nutrieron. Decía así:

“He de establecer aquí la inestabilidad del viaje que estoy por emprender. Perdido en la búsqueda de vocación, y sin más que algunos pesos, curiosidad espíritu aventurero, y un poco de aburrimiento: algo de lo que hace de combustible al viaje.

No seré más que un espectador activo – lo que quizás siempre fui – y durante este tiempo no haré más que eso. Fluir en el devenir y las costumbres de los locales. No considero que estaré de vacaciones: es un viaje a la espiritualidad, aunque también buscando llegar lejos en la distancia espacial, aprovecharé esa influencia para conseguir escarbar más en mi ser.

Espero poder retratar aunque sea una caricia de la humanidad y del universo.

He tomado la decisión de pausar mi vida para descubrirme deliberadamente.”



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *