Jardín Botánico, salvador de la yerba mate

Jardín Botánico, salvador de la yerba mate

Explota de vegetación, y desde el corazón de la ciudad, en Palermo, actúa como un pulmon verde que por momentos se asemeja a un jardín señorial del siglo XIX, con esculturas que homenajean hasta a la antigua Roma, y por otros una selva frondosa con plantas provenientes de todo el mundo. Esta fue la idea del paisajista Carlos Thays, quien concibió esta idea al igual que El Rosedal de Palermo. Si bien con el transcurso de los años, se hace imposible no pensar en el Jardín Botánico como un espacio de paseo y recreación, también fue creado con fines científicos.

Aisladas plantas de Yerba Mate hacen eco en la historia. Uno de los éxitos científicos de los cuales el Jardín Botánico puede jactarse es el redescubrimiento de la germinación industrial de esta planta. La técnica había sido perdida desde la expulsión de la comunidad jesuítica en el noreste del país; Carlos Thays recibió gajos y semillas de Yerba Mate de la zona y pudo properar la germinación.

Un recordatorio permanente de que uno está deambulando por un bosque con flora de diversidad mundial son las múltiples esculturas. Réplicas, bustos, y monumentos creados usando las más complejas técnicas de distintas épocas, reproducen obras como la Venus de la Villa Medici, la Loba Romana con Rómulo y Remo, y hasta una escultura en mármol que simboliza la 6° Sinfonía de Beethoven. Es, sin dudas, un paseo urbano que es un homenaje al mundo en si mismo.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *