Plaza Lavalle: uno de los rincones más tradicionales de Buenos Aires

Plaza Lavalle: uno de los rincones más tradicionales de Buenos Aires

Las tres manzanas de la Plaza Lavalle aguardan a algunos de los lugares más tradicionales y culturales de la ciudad de Buenos Aires. Ubicada en pleno microcentro, y rodeada de edificios antiguos, ofrece una vista directa, a través de la diagonal Saenz Peña, al Obelisco, el centinela que vigila las jornadas porteñas.

Plaza Lavalle ha pasado por un proceso de renovación. Este 21 de marzo, nos acercamos a su reinauguración, donde pudimos aprovechar una jornada de picnic. También, tocaron en vivo “Tremor”, “Villa Diamante y Rumbo Tumba”, y la DJ Mica Towers.

Los porteños solemos identificar a esta zona como Tribunales: en la manzana norte se encuentra el Palacio de Justicia, un monumental edificio de arquitectura francesa que comenzó a ser construido en 1910, por el centenario de la Revolución de Mayo, y tardó más de 30 años en terminarse. Una estatua del general Juan Lavalle vigila su cuadra.

Una pintoresca feria de libros precede al Palacio de Justicia. Tuvimos la oportunidad de hablar con uno de los libreros, Pancho Escobar. Nos contó que la plaza “es su vida”, e incluso en su niñez asistió a la Escuela Roca, al lado del Teatro Colón, y jugaba a la pelota en el parque.

Un paseo por Plaza Lavalle en el día de su reinauguración.

El Teatro Colón es otro de los tradicionales edificios que conforman el paisaje de Plaza Lavalle. Por su tamaño, trayectoria, y su increíble acústica, este teatro de ópera está considerado entre los cinco mejores del mundo. Además, la belleza arquitectónica del Colón es incomparable.

Bien podría llamarse Plaza de Armas, como casi todas las plazas principales de las ciudades latinoamericanas. No solo por la historia bélica del general Lavalle, quien es conocido por haber fusilado a Manuel Dorrego. En 1890, en esta plaza, tuvo lugar la Revolución del Parque. Ésta fue un enfrentamiento armado entre miembros de la Unión Cívica, encabezados por Leandro N. Além contra el gobierno del conservador Miguel Juarez Celman, acusado de corrupción y fraude.

Muchas historias yacen en esta histórica plaza porteña. Fue construida sobre el hueco del Zamudio, donde había una laguna. En 1867, brindó a Buenos Aires su primera calesita, que era impulsada por un caballo. Más de 150 años después, todavía sigue siendo parte de la historia argentina.

Para ver una historia similar, accedé al siguiente post: Terror en los túneles del Hospital Rivadavia

Mirá otro post de Retorno Nómade



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *