Vallegrande: el pueblo que olvidó al Che Guevara

Vallegrande: el pueblo que olvidó al Che Guevara

Allí fue el fin de su historia. En 1967 fue su último suspiro y durante 30 años no se supo dónde estaba su cuerpo. Murió lejos de su Rosario natal. Lejos de Cuba, su patria por elección. ¿Qué tienen en común estos lugares? ¿O Alta Gracia, Santa Clara y Sierra Maestra? Puntos tan alejados en el mapa pero que se conectan para contar una historia. Una historia que termina en Vallegrande, un pueblito rural de Bolivia, el 9 de octubre de 1967. La historia de Ernesto “Che” Guevara.

Vallegrande está en el corazón de Bolivia. Mucho más oriental de lo que suele visitar el turista promedio; lejos de la región andina. Es un pueblo a medio camino entre Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra, pero solo accesible por una ruta de tierra que conecta a las dos ciudades. Varias horas, rebotando en mi asiento del micro, padeciendo la helada noche boliviana, me condujeron a las calles de este pueblo de casitas coloniales, bien características del Virreinato del Alto Perú.

En medio de estas callecitas con casitas españolas de tejados anaranjados, calles que suben y bajan, y un mercado que rebalsa de frutas, Vallegrande pasó a la historia cuando fusilaron al Che Guevara. Su última imagen: postrado en una camilla, derrotado, muerto, fue en una lavandería del pueblo.

Lavandería donde expusieron el cuerpo del Che, hoy.

Salvo el monumento de un guerrillero, el pueblo no parece recordarlo demasiado. Mis expectativas eran encontrarme en un pueblo que viviera bajo la sombra de su figura, que vendiera el producto en que se convirtió su imagen. Sin embargo, el pueblo es el mismo que fue siempre: un pueblo muy colorido, que festeja su propio carnaval vallegrandino, y que produce muchas frutas, especialmente duraznos.

El Che no había elegido esta zona de sierras: fértil pero expuesta. Había elegido la selva profunda. Pero la CIA sabía de su paradero, y formó un grupo antiguerrillas junto al ejército boliviano. Y poco a poco lo acorralaron, hasta dividir sus fuerzas y arrastrarlos hasta la zona de Vallegrande. Quienes quedaron en su escuadrilla fueron capturados y fusilados. El cuerpo del Che fue un misterio durante años. No querían que su tumba se convirtiera en un lugar de veneración para sus seguidores.

Recién en 1995, un soldado boliviano contó la verdad al periodista Jon Lee Anderson, biógrafo del Che. Confesó que el cuerpo no había sido capturado, sino que había sido enterrado en una fosa común junto al resto de los guerrilleros. Un grupo de cubanos se encargó de cavar hasta encontrarlo. Después de dos años de seguir rastros y rumores que comentaban los habitantes del pueblo dieron con dos fosas en las cuales estaban el Che y sus compañeros.

El pueblo construyó un majestuoso mausoleo en torno a la fosa, y le dio un entierro digno al resto de los guerrilleros. El cuerpo del Che fue enviado a Santa Clara, donde fue victoriosa su Revolución Cubana.

Durante años fanáticos, amigos y familiares del Che Guevara han visitado el lugar donde soñó por última vez. Se puede visitar la lavandería donde su cadáver fue exhibido, que hoy en día tiene varios mensajes de apoyo. También se puede recorrer el cementerio donde yacen los restos de sus compañeros y se leen frases donde aún resuena el sueño una revolución incumplida. En torno al mausoleo, se construyó un museo con fotos que cuentan la historia de su vida: su niñez en rosario, su viaje por Sudamérica junto a Alberto Granados, e imágenes del Che sonriente, sujetando un habano, junto a Camilo Cienfuegos o Fidel Castro.

Aún queda alguna pintura de su rostro en algunas paredes del pueblo. Algunos rastros persisten en el recuerdo. Mientras, en la plaza principal, unos niños juegan a las escondidas. El que encuentra al otro grita “Revolución”. Rastros que quedaron de su paso por el pueblo.

Para ver una historia similar, accedé al siguiente post: Tapón del Darién, un obstáculo en el corazón de América

Mirá otro post de Retorno Nómade.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *